People Excellence entrevista a Juan sin Miedo

“Para el año 2020, proyectamos que el 45% de nosotros será nómada del conocimiento”, afirma John Moravec, creador del término Knowmad, el trabajador del conocimiento y la innovación. Los knowmad se caracterizan por ser innovadores, creativos, no tener miedo al fracaso, estar motivados, tener una gran capacidad para resolver problemas, y ser capaces de trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y lugar.

Hablamos con uno de ellos, Juan Menéndez Granados, knowmad, deportista extremo y speaker motivacional. Acaba de recorrer el Polo Sur en bicicleta y está a punto de atravesar el desierto de Atacama, en Chile.

No permitas que te digan que es imposible, si de verdad crees en algo, y te preparas para conseguirlo, Juan Sin Miedo.

Juan sin Miedo, es un personaje de un cuento de los hermanos Grimm que recibió el apelativo de sin miedo porque nada le hacía sentirlo. Como deseaba conocerlo, un día dejó su casa para correr aventuras esperando conocer el miedo en alguna de ellas.

Juan, ¿es este tu caso?

No exactamente. Tengo muchas similitudes con el Juan Sin Miedo del cuento, pero precisamente, la principal diferencia, es con respecto al miedo. El personaje del cuento no tenía miedo, hasta que un día lo conoció. En mi caso, tengo muchos miedos (en especial por la actividad deportiva que realizo), pero me enfrento a ellos y los supero. Me ayudan a tomar decisiones en situaciones críticas para sobrevivir.

¿Quién es Juan Menéndez Granados?

Es una persona normal, un poco tímida y muy trabajadora, que lucha por ser feliz y cumplir sus sueños. En el plano deportivo, pedaleo por los lugares más extremos del planeta en solitario. He tenido la suerte de recorrer en bici sitios realmente increíbles y de vivir experiencias únicas. También soy speaker motivacional, y en mis conferencias a directivos y emprendedores les transmito cómo me enfrento a mis miedos, cómo los supero, y cómo logro hitos imposibles a priori. También lo comunico a niños y adolescentes en colegios, universidades y escuelas de negocios. Creo que son herramientas muy importantes para la vida profesional y personal.

¿Qué es para ti el miedo y qué te aporta?

Para mí el miedo es un aliado. Es una reacción innata de nuestra mente ante un peligro real o imaginario. Nos mantiene alerta y nos ayuda a tomar decisiones. Tenemos que identificar nuestros miedos, domarlos para que no nos paralicen, y convertirlos en nuestros aliados. Pueden ayudarnos más de lo que creemos. A mí me ayudan a sobrevivir.

¿Qué te mueve a realizar tus retos?

Me mueve el ánimo de conocer nuevos lugares, gentes y culturas, unido al reto deportivo. Exploración y aventura pueden ser dos palabras que definan muy bien los motivos. También me gusta mostrar estos lugares, poco accesibles al gran público, y llamar la atención de la responsabilidad que tenemos de conservarlos para que nuestros hijos puedan seguir disfrutando de ellos.

En tus viajes encuentras muchas dificultades, accediendo a zonas remotas en condiciones extremas, aún así continúas. Uno de tus lemas es Never give up. ¿Cómo podemos seguir, y no rendirnos, a pesar de los obstáculos que todos nos encontramos en nuestro día a día?

A veces tenemos tantos obstáculos, tanta adversidad, que creemos que va a ser imposible conseguir nuestros objetivos. Muchas veces, conseguir lo que queremos está en gran medida en nuestra mano. Es una cuestión de actitud. Y si tenemos una actitud positiva, somos disciplinados, constantes y tenemos la determinación de no darnos por vencidos fácilmente, podemos llegar más lejos de lo que creemos.

Háblanos de la fuerza mental. ¿De qué manera podemos entrenar nuestra mente para que sea nuestra amiga y nos ayude a conseguir nuestros objetivos?

Para mí, no existen métodos mágicos o milagrosos. Por eso, aplico la lógica. Apunto mis miedos en un papel. Los clasifico entre reales o imaginarios, y su importancia relativa. A partir de ahí, comienzo a trabajar en ellos para eliminarlos o minimizarlos. Y sobre todo, cómo voy a actuar cuando éstos aparezcan. Me visualizo en las peores condiciones, superándolos.

¿Qué hacer cuándo nos asaltan los pensamientos negativos?

La negatividad y el pesimismo son pensamientos inútiles en el sentido más literal de la palabra. No es útil ser negativo. Si en la naturaleza imperara el pesimismo, no sobreviviría ninguna especie. Lo que sí es útil es ser positivo. Lo puedo demostrar. Mi presencia es prueba de ello. Cada uno tiene sus estrategias, pero lo importante es parar los pensamientos negativos antes de que se apoderen de ti, y te hagan desistir de luchar por tus objetivos.

En tus ponencias hablas sobre innovación, compromiso, confianza, motivación…  ¿De qué manera son importantes estos conceptos durante tus viajes?

Son determinantes. En ocasiones tengo que dar solución a grandes cuestiones que me obligan a innovar sobre la bicicleta, partes del equipo, mi alimentación, o incluso, sobre mi manera de entrenar. Para meterme en ciertas zonas, muy remotas, sin ninguna ayuda externa ni apoyo, necesito una gran dosis de confianza y compromiso. Y en ocasiones, cuando las cosas van realmente mal, cuando tienes a la soledad y la frustración como compañeras, necesitas automotivarte para seguir adelante, para luchar por tu objetivo a pesar de que los obstáculos y las adversidades te dicen lo contrario. Hay que darse refuerzos positivos, con premios y con ilusiones.

En relación a estos conceptos, ¿qué recomendarías/les dirías a los managers y líderes en las organizaciones?

Les invitaría a trabajar en las personas, en sus actitudes, en su manera de pensar, de enfrentarse a las dificultades, a los miedos… Nuestra actitud, en muchas ocasiones, es lo que marca las grandes diferencias cuando las cosas se ponen realmente feas.

¿Qué aprendiste en tu último viaje al Polo Sur, en el que recorriste 1.200 km en 46 días en la Antártida?

Aprendí muchas cosas. Fue mi expedición más difícil, más dura, y en la que tuve más adversidad (fuera y dentro del hielo). Me preparé previamente durante más de dos años y medio. Mucha gente me dijo que era imposible lo que intentaba conseguir. Aprendí algo muy importante: nunca permitas que te digan que algo es imposible, si de verdad crees en ello y te preparas para lograrlo.

¿Cuál es tu próximo reto?

Mi próximo reto, en contraste con el hielo y las bajísimas temperaturas en la Antártida, es atravesar el desierto de Atacama (Chile), el más árido del mundo. Ahora mismo estoy respondiendo esta entrevista desde el propio desierto, durante mi aclimatación. En pocos días comienzo la travesía: unos 1.700 km en 30 días aproximadamente, pasando por collados de hasta 5.000 m y cargando con mucha agua para superar zonas remotas. Invito a los lectores a que vayan siguiendo mis evoluciones en tiempo real en www.juansinmiedo.es y en redes sociales. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.